william carlos williams: a negro woman: una mujer negra: dos versiones

 

 

A negro woman

 

 

carrying a bunch of marigolds

wrapped

in an old newspaper:

She carries them upright,

bareheaded,

the bulk

of her thighs

causing her to waddle

as she walks

looking into

the store window which she passes

on her way.

What is she

but an ambassador

from another world

a world of pretty marigolds

of two shades

which she announces

not knowing what she does

other

than walk the streets

holding the flowers upright

as a torch

so early in the morning.

 

 

Una mujer negra

 

 

cargando con un montón de caléndulas

envueltas

en un viejo periódico:

llevándolas en posición vertical,

descubiertas,

el volumen

de sus muslos

haciendo que se tambalee

mientras camina

mirando en

el escaparate lo que deja atrás

a su paso.

¿Qué es ella

sino una embajadora

de otro mundo?

Un mundo de hermosas caléndulas

de dos tonos

que ella anuncia

sin saber que tiene

otra

que recorre las calles

sosteniendo las flores en posición vertical

como una antorcha

tan pronto por la mañana.

 

 

 

Una mujer negra

 

 

llevando un manojo de caléndulas

envuelto

en un periódico viejo:

las lleva verticales,

las cabezas descubiertas,

la balumba

de sus muslos

hace que ella se balancee

al andar

mirando

el escaparate por el que pasa

en su camino.

Qué es ella

sino una embajadora

de otro mundo

un mundo de bonitas caléndulas

de dos sombras

que ella anuncia

sin saber que hace

otra

que camina por las calles

sosteniendo las flores en vertical

como una antorcha

tan temprano por la mañana.

 

 

 

 

 

 

 

 

William Carlos Williams

Poesía reunida
Lumen

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna