Y entonces nosotros, cobardes

que amábamos la tarde

susurrante, las casas,

los senderos sobre el río,

las luces rojas y sucias

de esos lugares, el dolor

dulce y callado – nosotros

arrancamos las manos

de la viva cadena

y callamos, pero el corazón

se estremeció de sangre,

y ya no hubo dulzura

no hubo más abandonarse

al sendero en el río –

nunca más siervos, supimos

que estábamos solos y vivos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cesare Pavese

de Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Ediciones perdidas

Traducción de José Palacios


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.