parábola

Ciertos pescadores sacaron del fondo una botella.

Había en la botella un papel, y en el papel estas palabras:

“¡Socorro!, estoy aquí. El océano me arrojó a una isla de­sierta.

Estoy en la orilla y espero ayuda. ¡Dense prisa. Estoy aquí!

—No tiene fecha. Seguramente es ya demasiado tarde.

La botella pudo haber flotado mucho tiempo, dijo el pesca­dor primero.

—Y el lugar no está indicado. Ni siquiera se sabe en qué océano, dijo el

pescador segundo.

—Ni demasiado tarde ni demasiado lejos. La isla Aquí está en todos lados,

dijo el pescador tercero.

El ambiente se volvió incómodo, cayó el silencio. Las verdades generales

tienen ese problema.

Wislawa Szymborska

Poesía no completa

La sal, 1962

Edición y traducción de

Gerardo Beltrán, Abel A. Murcia

2ª edición

FCE, México, 2008