andrés sánchez robayna:  poética

 

 

 

 

 

Con cuánta perplejidad, en las diversas y aun contradictorias «mo-
radas» de lo poético, nos es dado percibir, a través de una mirada his-
tórica, formulaciones en apariencia divergentes sobre un hecho
común, formulaciones que han acabado, a la larga, por unificarse en
un mismo ámbito: el de una palabra que, lejos de todo utilitarismo,
de toda instrumentalidad, aspira a convertirse en un juego segundo,
una palabra de transmutación y de transubstanciación. ¿Necesito acla-
rar que no es otro, ciertamente, el reino que reconozco en la poesía?
He aquí, pues, el más hondo fundamento, la raíz y, en rigor, el ori-
gen de la palabra de la poesía, la única, a mi ver, capaz de llevar el sen-
timiento y el conocimiento humanos hasta la representación de una
imagen del mundo sin dejar de ser, ella misma, una parte del mundo.
Tal fundamento metafísico me parece constituir incluso el sentido de
la critica que, en mi escritura, ha recibido el lenguaje en sus aspectos
más puramente sonoros o materiales, en los momentos en los que el
lenguaje debía, sí, purificarse, si aspiraba a que palabra y mundo al-
canzaran la unificación.

 

 

¿Y qué sería, por lo demás, el sentimiento del lugar —la fatalidad de
un lugar concreto que es el mundo y, al mismo tiempo, una cifra del
mundo, un espacio concreto al que mi escritura vuelve como un eter-
no retorno? ¿Qué sería el sentimiento de lo sagrado, que envuelve co-
nocimiento y no-conocimiento, o la atracción por lo reminiscente
como una extrema conciencia de los dramas de la temporalidad y la fi-
nitud? ¿Y qué, en fin, el sentimiento, cada día creciente y más inten-
so, de una palabra que mira y se encarna más allá del lenguaje? ¿Que
otra cosa podrían ser tales fundamentos sino la radicalizada, renacien-
te prueba de un designio de religación, de una conciencia, en suma,
religiosa?

 

Palabra en la que, en efecto, el ser sobre la tierra ingrese en un
mundo preciso, donde la luz y la memoria vuelvan a decir un mundo
habitable, la casa luminosa de la unificación de los mundos.

 

 

 

 

 

 

 

 

antología consultada
de la poesía española

el último tercio del siglo
1968-1998

volumen CCCC
colección visor de poesía
visor madrid 1998

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención