[ezcol_1half]       

when Hugo Wolf went mad

Hugo Wolf went mad while eating an onion

and writing his 253rd song; it was rainy

April and the worms came out of the ground

humming Tannhauser, and he spilled his milk

with his ink, and his blood fell out to the walls

and he howled and he roared and he screamed, and

downstairs his landlady said, I knew it, that rotten son

of a bitch has dummied up his brain, he’s jacked-off

his last piece

of music and now I’ll never get the rent, and some-

day he’ll be famous

and they’ll bury him in the rain, but right now

I wish he’d shut up

that god damned screaming—for my money he’s

a silly pansy jackass

and when they move him out of here, I hope they

move in a good solid fisherman

or a hangman

or a seller of

Biblical tracts.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    

cuando Hugo Wolf se volvió loco

Hugo Wolf se volvió loco mientras se comía una cebolla

y escribía su 253a canción; era un abril lluvioso

y los gusanos salieron de la tierra

tarareando Tannhauser, y él derramó su leche

con la tinta, y su sangre cayó en las paredes

y aullaba y rugía y gritaba, y desde el piso

de abajo su casera dijo, lo sabía, el podrido hijo

de puta ha vaciado su cerebro, ha eyaculado

su última pieza

de música y ahora nunca conseguiré el alquiler, y algún

día va a ser famoso

y lo van a enterrar en la lluvia, pero ahora mismo

me gustaría que hubiera hecho callarse

a ese maldito dios gritando — por mi dinero, es

un estúpido asno marica

y cuando se lo lleven de aquí, espero que lo

conviertan en un buen y fuerte pescador 

o un verdugo

o en un vendedor de

Tratados bíblicos.

[/ezcol_1half_end]

Bukowski

when Hugo Wolf went mad

[from The Days Run Away Like Wild

Horses Over the Hills (1969), Black Sparrow Press]

Page 51

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna