charles baudelaire

 

 

la giganta

 

 

 

 

 

 

[ezcol_1half]

 

la giganta

 

 

En tiempos que Natura, potente principianta
a diario concebía algún hijo monstruoso,
vivir habría querido con mi joven giganta
como al pie de una reina un gato voluptuoso.

 

 

Hubiera deseado ver cómo florecía
en cuerpo y alma, libre, con terribles trastadas,
y adivinar si incuba una llama sombría
por las húmedas brumas flotando en su mirada.

 

 

Recorrer a mi gusto sus magníficas formas,
escalar la pendiente de rodillas enormes,
y a veces, en estío, cuando soles malsanos

 

 

la dejasen echada en la vasta campaña,
indolente, a la sombra de sus senos tumbarme
como apacible aldea al pie de una montaña.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

la géante

 

 

Du temps que la Nature en sa verve puissante
Concevait chaque jour des enfants monstrueux,
J’eusse aimé vivre auprès d’une jeune géante,
Comme aux pieds d’une reine un chat voluptueux.

 

 

J’eusse aimé voir son corps fleurir avec son âme
Et grandir librement de ses terribles jeux;
Deviner si son cœur couve une sombre flamme
Aux humides brouillards qui nagent dans ses yeux;

 

 

Parcourir à loisir ses magnifiques formes;
Ramper sur le versant de ses genoux énormes,
Et parfois en été, quand les soleils malsains,

 

 

Lasse, la font s’étendre à travers la campagne,
Dormir nonchalamment à l’ombre de ses seins,
Comme un hameau paisible au pied d’une montagne.

 

 

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.