Llega Constance con su aire perdido de mujer troglodita y uno recuerda y se replantea todo

el asunto de la evolución, de Atapuerca mon amour, de la Sima de los Huesos, de si el hombre

de Neandertal estará en el cielo y de cómo los ejemplares femeninos que antecedieron a

Constance en el runway de la evolución pudieron sobrevivir a aquellas intemperies interminables,

incandescentes pero congeladas, que la arqueología de la evolución nos va descubriendo.

Modestamente, uno cree, piensa, opina, que con esos ojos de mirada inocente y azulísima,

no se puede sobrevivir mucho tiempo en las interminables llanuras sin sombra, en la oscuridad

de la cueva sobre un lecho de pedruscos, a los arreones de animal obrero hacia los adentros

que el macho le propinaría con sanísimas y necesarias intenciones sexuales.

Con esta piel tres veces suave de Constance, no se puede tratar con mamuts, piedras de sílex

y despellejamientos generales y en masa de aquellos bichos de hueso y cuerno, con unos pelos

recios y traidores como astillas.

Así que uno se plantea que tal vez las mujeres como Constance se mantuvieran en los dulces

márgenes de la barbarie, haciendo las tareas íntimas e innecesarias de la trama evolutiva, quizá

inventando el jabón y los ocios, el peinado y los perfumes.

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna