diario de un intemperie

 

 

 

jueves

 

 

 

Era una pelota pequeña de goma dura, maciza, extremadamente rebotadora.

Comparada con cualquier otra pelota era un prodigio y un fenómeno sideral y una esferita mágica.

Me pasaba horas, muchas horas, haciéndola rebotar contra el suelo, la pared de enfrente,

y de vuelta a mi mano.

Pero lo que yo amaba apasionadamente de la pelotita eran los rebotes en los que había un tramo

en que la perdía de vista y entonces podía desaparecer, pero desaparecer para mucho tiempo,

o desaparecer para siempre.

En cada uno de los tiros, esperaba con extrema ansiedad su reaparición, que siempre tenía algo de

mágica. A veces, sin embargo, la serie de rebotes la llevaba muy lejos de donde la había lanzado:

a uno, dos o tres kilómetros, y la encontraba sólo cuando había renunciado a buscarla, unos días

después, entre unas coles o en un balcón, siempre limpia como si saliera de la lluvia.

 

Esa pequeña pelota me ayudó mucho, me mostró la marcha dinámica de las desapariciones

y la magia de las reapariciones y me enseñó también lo más terrible, lo que no tiene nombre:

la desaparición completa, sin retorno; la pérdida para siempre, eterna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.