harold bloom

 

poemas y poetas · el canon de la poesía

 

 

 

Traducción de Antonio Rivero Taravillo

 

Introducción

 

 

 

Me enamoré de la poesía hace setenta años, cuando tenía cuatro. Aunque nacido

en el Bronx, a esa edad solo hablaba y leía yidis, y los poetas que leía eran de los

mejores que habían venido a los Estados Unidos: Moshe Leib Halpern, Mani Leib,

H Leivick o Jacob Glatstein Gracias a la sucursal de Melrose de la Biblioteca Pública

del Bronx, pronto aprendí de manera autodidacta a leer inglés enfrascándome en

el estudio de la poesía angloamericana. Solo conservo vagos recuerdos de aquellos

primeros favoritos como Vachel Lindsay, pero poco a poco mis lecturas fueron

abriéndose paso a través de las vastas regiones de la poesía. En algún momento

comprendido entre los diez y los doce años de edad, había empezado a amar a William

Blake y a Hart Crane con una particular intensidad. Al memorizarlos, sin esfuerzo

gracias a la incesante relectura, llegué a apoderarme de ellos con una especie de

entendimiento implícito, que sin duda no pude exteriorizar hasta muchos años más

tarde.

 

 

A veces me preguntan, poetas y amigos cercanos, por qué jamás empecé a escribir

mis propios poemas, pero desde el principio el arte me pareció una cosa daimónica y

mágica. Haber penetrado en ella, salvo como un lector que la aprecia, habría supuesto

atravesar un umbral sagrado. Seguí leyendo a Blake y a Crane, y estos me condujeron

a Shelley, Wallace Stevens, Yeats, Milton, y al final a Shakespeare.

 

 

 

A qué edad empecé a comprender más íntegramente lo que releía, no lo puedo señalar

con certeza alguna. Ser autodidacta tiene sus peligros (mi pronunciación inglesa es

todavía excéntrica) pero blinda contra el reduccionismo: político, religioso, filosófico,

y el de las simples modas en la crítica. T S Eliot me fascinó con su poesía, aunque

simultáneamente me repelía su prosa dogmática. A los quince aproximadamente me

leí de un tirón El bosque sagrado y En nombre de dioses extraños: este me disgustó,

y aquel me desalentó. Al menos, En nombre de dioses extraños me condujo a D H Lawrence,

atraído por la censura extraordinariamente violenta que hacía de él Eliot.

 

 

 

El primer crítico de poesía que admiré fue G Wilson Knight, a quien mucho más tarde

llegaría a conocer y apreciar personalmente. Siendo estudiante de primer curso en Cornell,

apenas cumplidos los diecisiete, compré y leí a saltos Temible simetría de Northrop Frye,

su majestuoso estudio de Blake. Fui una especie de discípulo de Frye durante casi dos

décadas, hasta que en el verano de 1967 me desperté de una pesadilla la mañana de

mi trigésimo séptimo cumpleaños y empecé a escribir una curiosa rapsodia en prosa

titulada «El querube protector o la influencia poética». Tras muchas revisiones, se publicó

en enero de 1973 como La angustia de la influencia, pero Frye lo había condenado cuando

le envié una versión en septiembre de 1967, después de lo cual ambos acordamos estar

en desacuerdo perpetuo acerca de la naturaleza de la poesía y de la crítica.

 

 

A los setenta y cuatro, mi memoria sigue reteniendo casi toda la poesía que he amado.

Tal vez la memoria (sin la cual la lectura y el pensamiento son igualmente imposibles)

tuvo un papel de lo más determinante en mi orientación crítica. Si no puedes olvidar a

Shakespeare, Milton, Wordsworth, Keats, Tennyson, Walt Whitman o Emily Dickinson,

entonces no te sientes muy tentado por los pronunciamientos resentidos según los

cuales ciertos poetas insuficientes son dignos de estudio por causa de su género,

orientación sexual, origen étnico, pigmentación de la piel o criterios similares.

 

La riqueza asombrosa de las tradiciones poéticas anglo americanas se ciñe en este

volumen, principalmente, a la obra lírica y meditativa, dado que mucha de aquella

aparece en los volúmenes sobre La épica y Dramaturgos y dramas en esta serie

consistente en seis libros. Lamento la omisión de un poeta más joven como Henri

Cole, que llegará a ser canónico, y de otros que permanecerán, como John Brooks

Wheelwright y Leonie Adams pertenecientes a la generación de Hart Crane.

 

 

Wallace Stevens señaló que la función de la poesía es ayudarnos a vivir nuestras

vidas. Yo tiendo a modificar eso y llevarlo a la cuestión específica que Freud llamaba

la prueba de la realidad, que no es otra cosa que aprender a soportar la mortalidad.

En momentos de peligro y grave enfermedad he recurrido al intenso consuelo de

recitarme poemas a mí mismo, ya sea en voz alta o en silencio Como no soy muy

de playas, solo voy a ellas para salmodiar versos de Walt Whitman, Hart Crane o

Stevens, por lo general en soledad y dirigiéndome al viento y las olas. La poesía no

puede sanar la violencia organizada de la sociedad, pero puede realizar la tarea de

sanar al yo. Stevens llamaba a la poesía una violencia que surge del interior enfrentada

a una violencia procedente del exterior. También nos recordó que la mente es la fuerza

más terrible del universo, pues solo ella nos puede defender de sí misma. De manera

hermosa y emocionante Hart Crane confiaba en que la poesía le trajera «una infancia

mejorada». Nada nos dará eso ni nos devolverá a los muertos que quisimos. La

consolación, finalizada ya la labor del duelo, nos llega a algunos de la poesía elegíaca.

Como William y Henry James, hallo una profunda medida de acrecentamiento al oír

leer en voz alta, por otro o por mí mismo, «La última vez que florecieron las lilas en

el jardín» de Whitman. O que la existencia se eleva escuchando una cinta en la que

John Gielgud recita el Lycidas de Milton o en la que Ralph Richardson declama La

rima del anciano marinero de Coleridge. Con esto acabo, porque quiero oír al mismísimo

Wallace Stevens leer Las auroras del otoño en otra cinta. En el crepúsculo de la existencia,

una experiencia como esta acumula su propio valor.

 

 

 

 

 

____________________________

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna