la noche

La noche no era el sueño

era su boca

era su hermoso cuerpo despojado

de sus gestos inútiles

era su cara pálida mirándome en la sombra.

La noche era su boca

su fuerza y su pasión

era sus ojos serios

esas piedras de sombra

cayéndose en mis ojos

y era su amor en mí

invadiendo tan lenta

tan misteriosamente.

(1968)

Idea Vilariño

Poemas de amor


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna