komorebi

 

Al igual que las copas de algunos árboles
no se tocan entre sí, existe una timidez del alma
actuando para que nuestra esencia
no se roce con cualquiera.

La distancia necesaria para que se desarrolle
el espíritu. Y en esa soledad permanecemos
toda la vida, llamitas que no se juntan,
inconscientes de su poder si se unieran.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

__________

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.