manuel vilas · gran vilas · vigilia

 

 

madrid

visor libros, 2012

143 p.

colección visor de poesía

vol. dcccxiv

12,5×19,5 cm. 

cubierta: pablo pino

xxxiii premio internacional

de poesía ciudad de melilla

 

 

vigilia

 

 

Arde, arde más, Vilas, bendita sea

la creación de mis arterias, mi hígado y mis manos.

 

Arde, arde más, Gran Vilas, alabados sean

mi lengua, mi retina y mi corazón.

Benditos mi fémur, mis ingles y mi pensamiento.

 

Legendarias sean mi inocencia y mi bondad.

 

Amé las noches de verano.

 

Montado en un caballo blanco, amé el cielo.

 

Lloraba noches enteras.

 

Yo te quise con locura y tú no, pero no importa.

 

Pero recuerda que era tímido y fuerte al mismo tiempo.

 

Benditas sean las playas españolas en el mes de agosto.

 

Benditos sean los besos que no nos dimos

y sin embargo están aquí,

con nosotros,

mas vivos que los niños que acaban de nacer.

 

Desapareciste en medio de una tormenta.

 

Bendito sea Vilas, que vino a la tierra

con una misión tan misteriosa como desesperada.

 

Bendito sea mi dolor.

 

Benditas sean las casas en que vivimos juntos.

 

¿Merecí el amor?

 

Tendría que haberme matado, lo sé,

bien lo sé.

 

Pero llegaba la mañana, y tenía ganas de vivir.

Oigo canciones legendarias que me celebran.

La gente bebe en mi honor.

Bailan y se besan en mi honor.

Conciben hijos en mi honor.

 

Bendita sea la alegría,

que nace en los desesperados manantiales.

 

La gente cantaba en los bares y yo estaba allí.

 

Amé el amor.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.