Marloes tiene frío, (como) frío, quizá sea solamente de piel, que la fría seda no abriga,

o quizá sea un frío interior, un síntoma profundo, más bien de los túneles y de los corredores

de la intimidad o del alma, por donde circulan esas sustancias dulces y sobrias que nos hacen

humanos.

Claro que también hay situaciones o sensaciones que nos encogen o nos sobrecogen con un

frío indirecto, secundario, de apellido: un temor frío, una preocupación o una inquietud que nos

destempla más bien por desamparo e indefensión, porque nos deja desprotegidos o nos amenaza

con la intemperie.

Tal vez Marloes espera a alguien que ya se retrasa demasiado, o está sufriendo las consecuencias

de una conversación difícil.

Se dice que no hay razón, ni buena ni mala, para vivir o para morir. No sé, pero se puede sentir frío

de pronto: a veces, el universo universal inyecta un viento helado que nos alcanza; a veces, se nos

viene una imagen de nuestra agrietada condición que nos congela las entrañas y sus alrededores.

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.