Egon_Schiele__Mädchenakt_mit_verschränkten_Armen_-_1910

 

muchacha con los brazos cruzados

La muchacha de los brazos más o menos cruzados, entrecruzados o sobrecruzados, pero en todo caso

completamente desiguales de longitud, parece estorbada o extravagante: está sufriendo la pasión del pintor

por el rojo aguado, rebajado y por el verde mohoso; y también sufre la manera del pintor de desnudar a sus

modelos, que es más bien un despojamiento, una carne viva, ay, porque más que desvestida parece despellejada.

Y no tiene los imanes suaves del atractivo, ni los magnetos de la sensualidad: solamente unos genitales postizos,

que lleva anatómicamente entre las piernas, como un ovillo de pelo feo.

Es una muchacha intrincada, complicada, alargada, lineal, difícil, extraña, artificiosa: no hay por dónde cogerla.

Está situada en el espacio espacial con una perspectiva infinita pero caída, con el alma mecánica y el cuerpo fijo

y retorcido de piezas; con esa muñeca cuya mano suponemos oculta, pero que en realidad sospechamos devorada,

amputada a mordiscos, quizá como si se hubiera ido comiendo las uñas y, sin darse mucha cuenta, hubiese seguido

uñas arriba hasta dejarse sólo un redondeado y muñón rojo.

La muchacha parece descoyuntada de intimidad, mucho más allá del punto de no retorno, tal vez ya perdida para la

causa humana: irreal, precaria de equilibrios, despersonalizada y enajenada como si siempre, siempre hubiera sido otra.

Quizá busca la casita del autismo, desde la que puede acercarse a la realidad sin utilizar la mente ni el cerebro:

solamente lanzando al viento sus palomas azules y esperando, sin esperar, a que regresen.  

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos: el desnudo femenino en la pintura


 

Egon Schiele (1890-1918)

Desnudo de muchacha con los brazos cruzados ante el pecho


Mädchenakt mit verschränkten Armen
- 1910

Lápiz, acuarela y guache sobre papel
44,8 X 27,8 cm


Viena, Graphische Sammlung Albertina

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.