Anna_Seleznova

anna

 

Ahí está la oreja de su oído de escuchar, suavísima de pliegues y sensual de diamantes tiernos, justamente

en la esquina íntima entre el ángulo maxilar y el cuello tibio, cruzada de yugulares y de novios muertos.

Y ahí están los párpados de los ojos de ver, con un espeso frufrú de pestañas. Y entre las cuencas oculares

remonta la nariz de oler con sus laderas y sus ventanas oscuras. Y nariz abajo va la boca de labios fruncidos que

sostienen la cerilla de madera.

La mano con sus cinco dedos diferentes, huesudos y marcados de tendones, que sujeta el encendedor de

fuego y piensa o está a punto de pensar. Las falanges son listas y saben.

Entre tanto pastelito femenino me llamo paco y pepe, como dos hombres de amor y fuerza, como dos seres

masculinos con su barba de afeitar y sus potencias. ¿Cómo, si no, contener tanto rojo de vestido y de fósforo y de

incendio? ¿cómo apaciguar los duros moscardones que la vigilan de arriba abajo, volando a su alrededor como en torno

a un rascacielos? ¿cómo acercarse a su aroma de sangre y pólvora y mujer sin dos hombres que se llamen paco y pepe?

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna