Iselin_Steiro

 

fuga de alma

 

Iselin es una mirada con fuga de alma, que se le escapa por las pupilas de los dos ojos

en una operación a gran escala, posiblemente ilegal, delincuente, si es que ya el tráfico

o el contrabando de almas es un delito, que los poderosos del poder seguro que están

en ello, intentando el control y el monopolio de todas las miradas, pero especialmente

de las que mueven mucho material, como la de Iselin.

Uno, sencillo merodeador, tiene que pararse sobre las doce extremidades –seis más seis-

para aguantar la embestida de los dos ojos de Iselin en una sola mirada directa que

enseguida pone huevos en nuestra sangre; que nos envenena, en un solo instante

luminoso, de eternidad y deseo; que nos marca a fuego en el costado con la insignia

de su hermosa ganadería.

Hay sucesos, acontecimientos, hechos, de los que nunca más se escapa, simplemente

porque inciden en el tiempo de nuestra vida y lo detienen, lo cortan por la mitad y nos

dejan en un tiempo sin tiempo, en un tiempo cero que nos inaugura personalmente, y

enseguida vemos que hasta entonces, hasta ese momento que nos ha bifurcado, éramos

sólo un esbozo, un ensayo, un escaso proyecto de nosotros mismos.

Quizá ese efecto o alguno parecido tiene sobre nosotros la mirada de Iselin: un efecto

que amenaza con destruirnos: terrible pero necesario como la libertad o la belleza, porque

sin él no hay cielo ni infierno ni vida que los valga.

 

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos populares: Iselin


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna