[ezcol_1half]

                    

Mi mentor

Mi mentor está sentado

y mira un cuadro en la pared

Es el retrato de una cara gigante

Una cara gigantesca sin ojos, ni boca, sin nariz u orejas,

Nada

solo un rostro vacío

Mi mentor lo contempla sin descanso

día y noche

Yo le visito una vez por semana para inspirarme

El nunca me mira

Su vista está clavada en el retrato del rostro vacío

mientras imparte su sabiduría:

«El clavo que sujeta el cuadro en la pared

nunca consigue un momento de descanso.

No seas un clavo.»

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

My mentor

My mentor sits

staring at a painting on his wall

It is a painting of a giant face

A giant face with no eyes, no mouth, no nose, no ears,

Nothing

just a blank face

My mentor just stares at it

all day and all night

I visit him once a week for inspiration

He never looks at me

He just stares at the painting of the blank face

and imparts his wisdom:

«The nail that holds this painting up on the

wall never gets a moment’s rest.

Don’t be a nail.»

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

Howard Camner

Cheating the Sphinx

Traducción de Marta Braunstein

Tri-State Books (2005)

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna