[ezcol_1half]                    

The Mind is an Enchanting Thing

is an enchanted thing

like the glaze on a

katydid-wing

subdivided by sun

till the nettings are legion.

Like Giesking playing Scarlatti;

like the apteryx-awl

as a beak, or the

kiwi’s rain-shawl

of haired feathers, the mind

feeling its way as though blind,

walks along with its eyes on the ground.

It has memory’s ear

that can hear without

having to hear.

Like the gyroscope’s fall,

truly equivocal

because trued by regnant certainty,

it is a power of strong enchantment. It

is like the dove-

neck animated by

sun; it is memory’s eye;

it’s conscientious inconsistency.

It tears off the veil; tears

the temptation, the

mist the heart wears,

from its eyes – if the heart

has a face; it takes apart

dejection. It’s fire in the dove-neck’s

iridescence; in the inconsistencies

of Scarlatti.

Unconfusion submits

its confusion to proof; it’s

not a Herod’s oath that cannot change.

 

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

El espíritu es una cosa encantadora

es una cosa encantada

al igual que el brillo en un

ala de cigarra

subdividida por el sol

hasta que las redes son legión.

Al igual que Gieseking tocando Scarlatti;

al igual que el punzón del ápterix

como un pico o el

chal para la lluvia del kiwi

de plumas peludas, el espíritu

avanza tanteando como un ciego,

sigue su marcha con los ojos fijos en el suelo.

Tiene memoria de oído

que puede escuchar sin

tener que escuchar.

Al igual que la caída del giróscopo,

realmente inequívoca

porque la certifica una certeza reinante,

es un poder de

enérgico hechizo. Es

como el cuello

de la paloma animado por

el sol; es la memoria del ojo.

Es una concienzuda inconsistencia.

Arranca el velo; rasga

la tentación, la

bruma que lleva el corazón,

en sus ojos; siempre que el corazón

tenga cara; desarma

el abatimiento. Es fuego en el cuello

irisdicente

de la paloma; en las

inconsecuencias

de Scarlatti.

La no-confusión pone

a prueba su confusión; no

 –

es un juramento de Herodes que no se puede cambiar.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

Marianne Moore

Poetas norteamericanos contemporáneos

Traducción de E.L. Revol

Ediciones Librerías Fausto,

Buenos Aires, 1976 (de Nevertheless, 1944)

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.