La muerte y sus disfraces

Un viejo en camiseta, sudoroso y solitario,

espera, como todos los atardeceres,

que la noche o la muerte lleguen,

mientras se abanica incansable frente al televisor.

En su tejado –el viejo lo ignora- una paloma,

aplastada por el calor, la enfermedad o la vejez,

resbala y tropieza, intentando inútilmente levantar el vuelo,

hasta derrumbarse, montón de plumas polvorientas,

entre las rojas tejas de latón.

Enfrente, bebiendo en la terraza, contemplo el espectáculo

de su común miseria, de su desolación,

pero ¿qué vio la paloma antes de caer?

y sobre todo, ¿qué es lo que ve el viejo

cuando a veces mira, disimuladamente, mi terraza?

.

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Luis Panero

La muerte y sus disfraces

Antología

Editorial Renacimiento

2003

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.