[ezcol_1half]        


llegadas, salidas

Esta ciudad tiene muelles a los que llegan barcas sigilosas;

dóciles y estrechos pasos, altos galpones, y el viajero ve

(mientras el maletín de muestras le golpea las rodillas)

y oye, todavía por debajo de las máquinas que amainan,

anunciar su llegada a la orilla matinal.

Y nosotros, todavía medio dormidos,

percibimos el mugido de las llegadas a una triste distancia:

una vez más peliagudos dilemas en la puerta.

Ya verás como te equivocas, gritan, ya verás como te equivocas;

y nos levantamos. Por la noche suenan otra vez

llamando ahora al viajero que se marcha:

No por mucho tiempo, gritan, no por mucho tiempo.

Nos sacan a empujones de la comodidad, y nunca sabemos

con qué tranquilidad podríamos ignorar sus sirenas,

ni si, esta noche, la felicidad también se marcha.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]  

arrivals, departures


This town has docks where channel boats come sidling;

Tame water lanes, tall sheds, the traveller sees

(His bag of samples knocking at his knees),

And hears, still under slackened engines gliding,

His advent blurted to the morning shore.

And we, barely recalled from sleep there, sense

Arrivals lowing in a doleful distance –

Horny dilemmas at the gate once more.

Come and choose wrong, they cry, come and choose wrong;

And so we rise. At night again they sound,

Calling the traveller now, the outward bound:

O not for long, they cry, O not for long –

And we are nudged from comfort, never knowing

How safely we may disregard their blowing,

Or if, this night, happiness too is going.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

Philip Larkin

Llegadas, salidas

Poesía Reunida

Engaños

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.