[ezcol_1half]     

Mr Bleaney


«Esta era la habitación de Mr Bleaney. Se alojó aquí

todos los años que trabajó en la fábrica, hasta que

lo trasladaron.» Unas cortinas estampadas, finas, deshilachadas,

que cuelgan diez centímetros sobre el alféizar

de una ventana que muestra un solar

cubierto de maleza y desperdicios. «Mr Bleaney

me tenía un jardín precioso.»

Una cama, una silla, una bombilla de sesenta vatios, no hay

colgador tras la puerta, ni sitio para libros o equipaje.

«Me la quedo.» Y así es como me acuesto

donde se acostaba Mr Bleaney, y aplasto mis colillas

en el mismo platillo de souvenir, y me pongo

algodones en los oídos para amortiguar

el estruendo de la radio que él la animó a comprar.

Sé cuáles eran sus hábitos: a qué hora bajaba,

que prefería las salsas ligeras, por qué

nunca perdió la fe en las quinielas.

Y también cómo era su temporada: la familia de Frinton

que le alojaba durante las vacaciones de verano,

y que pasaba las navidades en Stoke con su hermana.

Pero si se quedaba de pie mirando el viento glacial

que alborota las nubes, o echado en la cama mohosa

diciéndose que ese era su hogar, y sonreía,

y temblaba, sin sacudirse el temor

de que somos tal como vivimos,

y que si a su edad lo único que podía enseñar

era una caja alquilada no debería dudar

que nada mejor merecía, eso no lo sé.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]   


Mr Bleaney

‘This was Mr Bleaney’s room. He stayed

The whole time he was at the Bodies, till

They moved him.’ Flowered curtains, thin and frayed,

Fall to within five inches of the sill,

Whose window shows a strip of building land,

Tussocky, littered. ‘Mr Bleaney took

My bit of garden properly in hand.’

Bed, upright chair, sixty-watt bulb, no hook

Behind the door, no room for books or bags –

‘I’ll take it’. So it happens that I lie

Where Mr Bleaney lay, and stub my fags

On the same saucer-souvenir, and try

Stuffing my ears with cotton-wool, to drown

The jabbering set he egged her on to buy.

I know his habits – what time he came down,

His preference for sauce to gravy, why

He kept on plugging at the four aways –

Likewise their yearly frame: the Frinton folk

Who put him up for summer holidays,

And Christmas at his sister’s house in Stoke.

But if he stood and watched the frigid wind

Tousling the clouds, lay on the fusty bed

Telling himself that this was home, and grinned,

And shivered, without shaking off the dread

That how we live measures our own nature,

And at his age having no more to show

Than one hired box should make him pretty sure

He warranted no better, I don’t know.
[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

Philip Larkin

Mr Bleaney

Poesía Reunida

Las bodas de Pentecostés

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención