Tía Cármine era tan bella, con vestido en revoltijo rosado

y el ramo de fresias que perfumaban la casa y el cielo.

Yo decía tímidamente «Tía Cármine» y no lo decía.

Mi voz no sonaba.

La seguí de lejos por todo el campo, la miraba andar como si se tratara

de una rosa rosada caminante, un ópalo con pie.

Tía Cármine.

Ella ni se fijaba aunque de tanto en tanto, decía: Sobrina, ven a mí.

En uno de esos días o de esos años, ocurrió su boda. Su casamiento.

Todas las señoras muy bellas se casaban con animales.

Era su privilegio. Señal de señorío y diamante.

Para ella acudió el Maestro Tigre que era altamente exigente

y nunca estaba conforme con nada. Daba terror.

Esa vez estuvo de gala, el pelo lustroso y rayado, las uñas afiladas

que en la comunión lastimaron a ella, le hicieron saltar sangre.

Yo vi todo, de cerca, de lejos.

Tía Cármine.

 

 

 

 

 

 

.

Marosa di Giorgio

Tía Cármine

En La flor de lis

Buenos Aires, El cuenco de plata, 2004

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.