Día: 3 de noviembre de 2014

J practica tiro al plato

howard nemerov

 

un manual de la rutina

 

 

 

A pela una manzana, mientras B se arrodilla ante Dios,

C telefonea a D, que apoya una mano

sobre la rodilla de E, F tose, G apila la tierra

de la tumba de H

 

 

leer más

con tres hilos de cabeza he tejido mi tiempo

elena medel

 

Estamos realizando obras en el exterior.

No utilizar esta puerta excepto en caso de emergencia

 

 

 

Madurar

era esto:

no caer al suelo, chocar contra el suelo, contemplar el pudrirse de la piel

igual que un fruto antiguo.

 

medel2

leer más

esperar el iceberg que cruza callado el mar sin luna

leopoldo maría panero

 

20.000 leguas de viaje submarino

 

 

 

 

Como un hilo o aguja que casi no se siente

como un débil cristal herido por el fuego

como un lago en que ahora es dulce sumergirse

oh esta paz que de pronto cruza mis dientes

 

 

leer más

casi todo se hace sin querer

philip larkin: ventanas altas

 

sin parar

 

 

 

Pensé que duraría tanto como yo:

la certeza de que, más allá de la ciudad,

siempre habría granjas, campos,

árboles imperecederos a los cuales

 

lakkk

leer más

nunca había visto tanta belleza

roberto bolaño

 

Jus lo front port vostra bella semblança

                         Jordi de Sant Jordi

 

Intentaré olvidar

 

 

Un cuerpo que apareció durante la nevada

Cuando todos estábamos solos

 

bolo2

leer más

pero ¿de qué?

charles baudelaire: pequeños poemas en prosa

 

XXXIII

 

 

 

Hay que estar siempre borracho.

Todo consiste en eso: es la única cuestión.

Para no sentir la carga horrible

del Tiempo

 

bau

leer más

la abuela dictaminó vestido de liebre

marosa di giorgio: la edad anaranjada

 

la falena

 

 

Cuando tenía seis años, ocho años, la abuela dictaminó vestido

de liebre, que me librase de todo mal. Y, entonces, hizo un

sacón de piel de liebre y lo ajustó

 

marosa

leer más

tras haberla herido el arado al pasar

cayo valerio catulo: catulli carmina

 

XI

 

 

 

Furio y Aurelio, compañeros de Catulo, bien llegue hasta los confines de la India,

donde la ola del mar de Oriente de gran bramido golpea la costa;

bien hasta los hircanos o los muelles árabes

 

ca

leer más

pessoa: libro del desasosiego 232

fernando pessoa: libro del desasosiego

 

232

 

diario lúcido

 

 

Mi vida, tragedia fracasada bajo el pateo de los ángeles

y de la que sólo se ha representado el primer acto. Amigos,

ninguno. Sólo unos conocidos que creen que simpatizan conmigo

 

pes

leer más
  1. Propongo una explicación ( ) de este hermoso y potente texto, tanto para hacerle justicia como para hacer justicia a…

  2. Aprovecharé este poema para explicarme —a mí mismo sobre todo— algunos asuntos de la poesía y la poética que, estando…